Exhibición
TRANSDUCCIONES
+Code se concibe durante el 2015 como un marco de exposición y desarrollo en torno al código en el arte, que en su primera edición mostró una selección de obras producidas a partir de distintos lenguajes de programación. Para esta segunda edición, nos propusimos trabajar sobre los códigos de lenguaje en la práctica artística que involucra medios y tecnología, con la intención de generar un espacio de reflexión capaz de abrir la perspectiva sobre sus temas y estética.

En primera instancia nos enfrentamos con un lugar común: este tipo de manifestaciones tiende a enfocarse en su medio, siendo que muchas veces no sólo atraviesa su discurso, sino que funciona en torno al mismo. Ante esta situación que se repite en distintos contextos nos preguntamos ¿Dónde se ubica la experiencia personal del artista, cuál es su postura frente al contexto en el que vive y crea, y en qué consiste esta fascinación hacia las herramientas de trabajo?

Por otra parte, si vemos a la tecnología como una prolongación de los sentidos y facultades humanas, considerando que vivimos en un mundo pautado por la novedad ¿Cómo es posible llegar a dominar las herramientas con la habilidad que requiere su uso expresivo?

Partiendo de estos interrogantes, la selección de obras fue dispuesta en función de las preocupaciones y pensamientos de los artistas que las producen, con el afán de vislumbrar la gestación de una filosofía y estética en constante cambio, pero que refuerza ciertos ejes a través del tiempo: la relación del humano con su entorno, la noción de escalas en la existencia, el objetivismo científico, el poder de la imaginación en la prospectiva. Sus investigaciones y abordajes sobre temáticas como el tiempo, la luz, la acústica, la anatomía y la astronomía, expresan la curiosidad por el mundo que habitamos e incluso por la existencia, con inquietudes fundadas en el conocimiento científico, pero que parten de la premisa de crear nuevas miradas y factores en la ecuación.

Los medios expresivos que utilizan no sugieren un camino lineal ni predecible, sino que la naturaleza de sus intenciones encuentra su espacio creativo en la diversidad de lenguajes. Este recorrido y evolución es el que los hace capaces de valerse y adaptarse al uso de diferentes herramientas en distintos contextos.

Así como la producción de obra tecnológica presenta nuevas problemáticas, influenciadas por la lógica y lenguaje del medio, buscamos un término que defina su proceso y se inscriba a su vez en las bases de su práctica. Referirnos a la transducción, un concepto que existe tanto en la física, como en la genética o la literatura, nos permitió representar el proceso de incorporar y convertir factores exógenos (contextos y experiencias) en potencial poético.

Cristian Reynaga y Merlina Rañi.